Con mucha preocupación veo el desarrollo del proyecto político actual venezolano el cual incluye dentro de sus filas de seguidores y seguidoras a los futuros líderes de nuestro país o como se deberían llamar “Los reyes de la casa” a los niños y adolescentes. Ser niño es algo inolvidable, ser niño para jugar, compartir amigos y tener historias buenas que contar es un recuerdo invalorable que por mucho debe ser respetado e inmutable.

Las verdaderas transformaciones sociales en el mundo se han dado a través de la educación, es allí donde realmente está el interés del presidente en conquistar ese espacio vulnerable en el contexto político actual del socialismo del siglo XXI.

No es sino en la actualidad que me he dado cuenta lo mucho que necesitamos a nuestros padres durante la niñez, sin ellos no seríamos ni la mitad de lo que somos, ellos nos protegen de los peligros de la vida real: las drogas, la delincuencia, los pederastas, entro otros. Debe ser muy difícil defenderse de todas esas situaciones siendo un niño inocente y sin malicia.

Es por eso que existe una gran vulnerabilidad en los niños y jóvenes sobretodo en aquellos de menores recursos económicos, sobre los que pesa el mayor interés del estado en captar sus mentes frescas para el adoctrinamiento político y con el atenuante que los recursos para su educación proceden directamente del estado. Las escuelas, liceos y universidades se encuentran peligrosamente subordinados al gobierno central y por lo tanto sus ideas.

Para mi asombro encuentro grandes similitudes entre las guerrillas comunicacionales actuales y las Juventudes Hitlerianas que se desarrollaron en la Alemania de la Segunda Guerra mundial entre los años 1930 y 1940, su objetivo era claro y preciso, hacerlos obedientes y que sirvieran fielmente a los mandatos de la Alemania nacional-socialista cuando fueran adultos. Para finales de 1940 tenían en sus filas 8.000.000 de niños, adolescentes y jóvenes.

El FHÜRER así como toda su maquinaria Nazi vieron el potencial de la Hitlerjugend (Juventudes Socialistas) para crear un nuevo sistema de adiestramiento para los jóvenes alemanes con el fin de proporcionarles un entrenamiento militar y desarrollar su entendimiento y obediencia a la ideología extrema de la Raza Aria.

Para mi escribir estas líneas es aterrador, nefasto, el régimen Nazi acabó con miles de niños de las HJ al enviarlos a los campos de batallas en bicicletas con lanzagranadas antitanques niños y jóvenes entre 10 y 18 años llamados los “Panzerjagd” (Cazatanques), ….reflexiono… en el parecido que tiene eso con los lanzacohetes RPG-7 que se les entregarán prontamente a las milicias, campesinos y guerreros urbanos en venezuela y las similitudes de esto con aquel recuerdo horrible de la segunda guerra mundial.

En conclusión, todas estas formas de asociación con fines ideológicos de niños y adolescentes
responden a una aberración del sistema educativo y una peligrosa distorsión en los actos futuros de aquellos que hayan sido influenciados por un esquema tan aberrado como este, ya sea marxista o fascista.

G.R.-